Conferencias
Una micro-ópera sacra, con y sin palabras
A cargo de Carlos Calderón Urreiztieta
2 de septiembre, a las 19:30 h
Así lo explicó Haydn: "Hace unos quince años el canónigo de Cádiz me pidió componer música instrumental para las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz. La Catedral de Cádiz estaba en la oscuridad y una gran lámpara colgaba del techo. Tras un breve servicio, el obispo subió al púlpito, pronunció la primera de las siete palabras, bajó y se arrodilló ante el altar. La pausa se completó con música. El obispo pronunció la segunda palabra, luego la tercera y así la música seguía después de cada discurso hasta que concluyó". ¿Y como? Con un terremoto. En otras palabras, estamos ante una micro-opera cuyo libreto es el final de aquella historia tan a menudo contada. Ahora bien: ¿puede un cuarteto de cuerda prestarse al misticismo, el recogimiento y, incluso, el amor y el temor de Dios? ¡Sin duda! Es Haydn quien compone.