Auditorio Caputxins de Figueres
Figueres 600x400

Con motivo de una epidemia de peste, el pueblo de Figueres levantó, en 1348, una capilla dedicada a San Roque en el lugar llamado la Muntanyeta. Más de dos décadas más tarde, la ciudad pidió a los capuchinos que se establecieran en la ciudad y los cedieron el espacio de la antigua capilla de San Roque, donde construyeron su propio convento. Sin embargo, en 1753, se aprobó la construcción del Castillo de San Ferran obligando a los frailes capuchinos a desplazarse a un nuevo emplazamiento que les fue cedido en el rec Arnau.

El 1760 se inauguró el nuevo convento de capuchinos, el cual contó con ayuda real para su construcción. La desamortización de Mendizábal (1835) provocó la exclaustración de los frailes y, desde entonces, el convento pasó a tener varios usos (entre los que, cuartel de la Guardia Civil y almacén municipal).

Durante el periodo 2011-2015 se realizaron trabajos de rehabilitación para convertir el edificio en el auditorio que es hoy en día. Además, en el transcurso de las obras, se descubrieron dos pinturas murales de los siglos XVIII y XIX que ya lucen restauradas. La sala principal del auditorio aprovecha el espacio que ocupaba la antigua iglesia y tiene capacidad para 205 espectadores.

icon right nCómo llegar